Blogia
facilisimo

Metodología II

Metodología II

 

 

En el anterior capítulo hemos explicado que nuestro programa de apuestas no debe ser el guión de las apuestas obligatorias a realizar; debe ser únicamente nuestra guía para saber qué eventos son interesantes para apostar. Una vez tenemos claro este punto podemos crear un programa de apuestas de varios niveles para no desaprovechar oportunidades que puedan surgir. Podríamos dividirlo en tres secciones:

- Eventos con un pronóstico muy claro.

- Eventos con un pronóstico claro.

- Eventos con un pronóstico probable.

- Eventos con varios pronósticos.

 

Cada una de las secciones se podría clasificar como:
- Muy factible.
- Bastante factible.
- Posible.

Eventos con un pronóstico muy claro

Estos serían los eventos donde hay un claro pronóstico y donde preveemos una cuota tan baja que no merece la pena entrarle de inicio. A pesar de todo, son eventos que debemos tener controlados por si se complica la cosa y las cuotas suben. Si esto sucede y tenemos la información controlada sabremos si merece la pena o no entrar.

1- CATEGORÍA MUY FACTIBLE

 

Eventos con un pronóstico claro


Estos serían los eventos donde tienes muy clara la apuesta. Donde la cuota es aceptable y donde no te importa entrar desde el principio. En resumen tus apuestas principales.

CATEGORÍA BASTANTE FACTIBLE

 


Eventos con un pronóstico probable


Estos serían los eventos donde ves posible una apuesta pero es complicada. Tienes claro lo que puede suceder, pero necesitas un poco más de convencimiento y quizás esperar a ver el evento en directo. La cuota suele ser alta, por lo que, si estás en lo cierto, estas serán las apuestas que te harán ganar dinero.

CATEGORÍA POSIBLE

 


Eventos con varios pronósticos


Cada pronóstico puede tener una probabilidad diferente y estar en cualquiera de las
secciones anteriores.
Valora la posibilidad de tener varios pronósticos para un mismo evento porque con la cantidad de apuestas disponibles para un evento, es una gran idea contemplar otras opciones, ya que en algunas ocasiones, y según en qué momento entremos en el evento, se pueden complementar con nuestra apuesta inicial. De esta manera quizá podamos asegurar ganancias o minimizar pérdidas. Eso sí, procura que sean apuestas complementarias y no relacionadas.
Es decir que con un resultado nos permita ganar las dos apuestas o al menos una de ellas, pero nunca perder las dos. Parece contradictorio, pero con la experiencia verás que no.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres